aceites esenciales en el embarazo
Embarazo

¿Se pueden utilizar aceites esenciales en el embarazo?

La respuesta es un rotundo SÍ. Pero con matices. Y cómo no, contando con la inestimable ayuda de una persona experta en aromaterapia, ya que es vital para poder disfrutar de los beneficios de los aceites esenciales en esta etapa tan bonita de la vida.

Información contradictoria

Estoy segura de que esto es lo que encuentras cuando empiezas a buscar información sobre el uso de aceites esenciales en el embarazo: aceites esenciales prohibidos en el embarazo, aceites esenciales prohibidos en el primer trimestre, lista de aceites esenciales permitidos en el segundo trimestre, etc.

La realidad es que hay un factor principal por el cual existe tanta información contradictoria, y es que no hay estudios clínicos de aceites esenciales realizados en embarazadas. OBVIAMENTE.

Como bien sabrás y sino, te lo recuerdo, los aceites esenciales no son inocuos, son sustancias puramente químicas que se extraen de las plantas y que tienen un efecto sobre nuestro organismo. Te recomiendo que le eches un vistazo a «Qué son los aceites esenciales» para que entiendas su poder terapéutico.

Por ese motivo, a nadie se le ocurriría poner en peligro la vida de una embarazada o la del bebé que viene en camino con el fin de detectar si un aceite esencial es adecuado en esta etapa o no.

Sin embargo, sí que existe mucha información que procede de dos sitios distintos: de las propiedades que tienen los principales compuestos químicos sobre el organismo y otra, de accidentes ocurridos a lo largo de la historia por un mal uso de los aceites esenciales.

Pero aún así, y con toda esta información en nuestra mano, hay formas y formas de interpretarla.

Escucha a tu cuerpo

No quiero utilizar la palabra «prohibidos» porque cada mujer es responsable de su propia salud y de la del bebé que viene en camino y como en todo, si no estás segura de lo que vas a hacer, lo mejor es que no lo hagas.

Y el caso contrario también es válido. Si tú hace años que utilizas aceites esenciales y te quedas embarazada, seguro que tienes muy claro lo que puedes hacer y lo que no porque ya no eres una novata, pero es posible que tu propio instinto lo rechace.

Así que nunca obligues a tu cuerpo a ser tratado con aceites esenciales. Si un olor no te gusta, ¿para qué lo vas a forzar? Si no te apetece encender el difusor, ¡pues no lo hagas!

El cuerpo de la mujer es maravilloso; tanto es así que crea vida, ¿qué te parece? Y aunque tú no lo creas, sigue teniendo esa parte salvaje y primitiva que hace muchíiiisimos años llevó a la supervivencia a tus antepasadas.

Aceites esenciales en el embarazo

La primera precaución que debes tomar en el embarazo es que no puedes ingerir aceites esenciales.

Pero ni en el primer trimestre, ni en el segundo, ni en el tercero. Y aunque yo te esté contando esto, hay personas que sí que lo han hecho y han traído bebés sanos al mundo.

No obstante, al no haber bibliografía con estos estudios clínicos de los que te hablaba asegurando que nada va a ocurrir si lo haces, lo mejor es que en las 40 semanas que dura un embarazo, utilices los aceites esenciales de forma tópica o inhalada.

Sé que necesitas una lista de aceites esenciales prohibidos y te va a sorprender lo corta que es la que yo te voy a dar. Aún así, también tiene matices que los iremos viendo ahora.

Vamos con esa lista de aceites esenciales desaconsejados (mejor que prohibidos) en el embarazo:

  • Salvia sclarea
  • Salvia española
  • Hinojo
  • Hisopo
  • Tanaceto
  • Gaulteria

Sobre los aceites esenciales desaconsejados en el embarazo

Llegadas hasta aquí sabemos que no tienes que ingerir aceites esenciales durante el embarazo y que los que debes evitar son 6 aceites en concreto.

Ahora bien, ¿por qué se desaconsejan estos aceites esenciales?

En el caso de la Salvia, es porque se considera que puede provocar contracciones en el útero por su similitud con los estrógenos. Aunque en este estudio científico llevado a cabo con embarazadas a término se descubre que la oxitocina en saliva aumenta tras la inhalación de Salvia, pero que no es suficiente para desencadenar contracciones uterinas.

El miedo a utilizar la Salvia durante el embarazo es que provoque un aborto y por lo tanto, la pérdida del bebé. ¿Quién te asegura que si ingieres 7ml de Salvia estando embarazada no perderás a tu bebé? Nadie.

Obviamente tú no vas a ingerir 7ml de Salvia, ni nadie con dos dedos de frente lo va a hacer. Eso no es un uso seguro, pero igual que no lo sería si te tomases una caja entera de ibuprofenos (por ponerte un ejemplo).

En el caso de la Gaulteria, que es puramente Salicilato de metilo (similar a la Aspirina tal y como la conocemos), lo que puede ocurrir es que fluidifique la sangre, por lo que si tienes planeado ponerte de parto, corres el riesgo de no coagular bien y desangrarte.

Pero una vez más, si aplicamos el sentido común, ¿por qué no ibas a utilizar Panaway que viene en tu kit de inicio si te das un batacazo y te duele algo, estando lejos de dar a luz?

La cantidad de Gaulteria que lleva Panaway y que además aplicas diluida en aceite vegetal sobre tu piel, es muy difícil que haga que te desangres si te pones de parto. Aunque claro, yo no lo sé ni hay (o al menos no he encontrado) estudios que así lo certifiquen.

Así que si necesitas un analgésico durante el embarazo y no quieres utilizar Panaway porque te da cosa, siempre tienes alternativas como la Lavanda, la Menta y la Copaiba.

Recuerda que tú eres la responsable de tu salud, de la de tu bebé y que si no estás segura de utilizar algún aceite esencial en concreto, lo mejor es que no lo hagas.

Sobre el Hinojo, hay un artículo muy esclarecedor en el blog de Lindsey Elmore (una fuente fiable y que me encanta, por cierto) en el que resume muy bien la poca evidencia científica que hay al respecto.

Sin embargo, de esa poca evidencia científica se extrae que el Hinojo podría tener efecto estrogénico, pero que aparentemente este es muy leve.

Y respecto al crecimiento del embrión, se puede leer que puede provocar malformaciones porque a raíz de un estudio en el que ponen en contacto a las células directamente con el aceite esencial, se ha visto afectada la diferenciación celular.

No obstante, ese estudio no es concluyente porque una mujer embarazada no utilizaría en Hinojo de la misma forma, ya que no lo aplicaría directamente sobre las células del embrión en desarrollo, sino que tendría que traspasar la piel, llegar al riego sanguíneo y después traspasar la placenta.

En cuanto al Tanaceto (que no Tanaceto Azul), tiene propiedades emenagogas, lo que favorece el aumento del riego sanguíneo en la zona de la pelvis y del útero. La Salvia también se considera emenagoga y ambas plantas se han utilizado desde hace años para provocar menstruaciones que no aparecían.

Por ese motivo y por el riesgo de poder generar una «menstruación» que podría ser riesgo de aborto estando embarazada, se desaconseja el uso de este aceite esencial.

Y sobre el Hisopo, poco más he encontrado sobre que puede resultar tóxico utilizado en grandes cantidades, que quedaría almacenado en el cuerpo y por lo tanto podría saturar el sistema nervioso del feto.

Busca alternativas si lo deseas

He escrito este post para poner a tu disposición esta información.

La conclusión es que no disponemos de información suficiente para que estando embarazada de tu futuro hijo, te sientas segura utilizando alguno de los aceites esenciales de esta lista.

Yo no quiero convencerte, porque aquí la responsable eres tú. Lo que sí que quiero que tengas es una mirada crítica hacia el tema y que aprendas a detectar qué aceites esenciales puedes usar durante tu embarazo y cuáles no.

Como te decía antes, aunque seguramente no pase nada porque utilices Panaway de forma puntual en el embarazo, ya sea porque tienes una migraña o te has dado un golpe y te duele algo mucho, la verdad es que dispones de alternativas en otros aceites esenciales.

¿Y qué pasa con Digize? También viene en el kit de inicio y entre sus compuestos hay Hinojo.

Claro, es muy distinto utilizar Hinojo directamente y en grandes cantidades a usarlo en una sinergia y diluido con un aceite vegetal.

Recuerda que la única evidencia científica sobre el Hinojo es aquella en la que lo aplicaban directamente sobre las células y eso no va a ser así con el bebé que llevas en tu interior.

Tranquilidad ante todo

No tienes por qué utilizar estos aceites esenciales si no estás cómoda haciéndolo, incluso si no te apetece puedes dejar de utilizarlos mientras estés embarazada y retomarlo en el postparto.

Pero, ¿por qué ibas a dejar de beneficiarte de los aceites esenciales cuando muchos embarazos tienen síntomas complicados?

Pesadez de piernas, dolor muscular, dolor de cabeza, mareos, náuseas, fatiga, debilidad, sangrados en la nariz, hemorroides… ¡y paro ya porque te deprimo si es tu primer embarazo!

Muchas mujeres describen el embarazo como la época más maravillosa de su vida y otras, como yo, es un trámite más bien molesto porque nos sentimos invadidas por un yugo. Tal cual.

Dicho todo esto, dejo de enrollarme. Tan solo quiero que si tienes tu kit de inicio y te has quedado embarazada, sigas usándolo de forma segura, respetando las diluciones y consultando en todo momento con tu distribuidora de referencia, tu matrona e incluso tu ginecólogo.

Si no tienes tu kit de inicio, puedes empezar igualmente a utilizarlo con aceites más suaves como la Lavanda, o el Limón en el difusor para crear atmósferas relajantes o estimulantes.

También podrías utilizar Incienso para conectar con tu bebé si haces meditaciones e incluso el RC, que aplicado tópicamente te ayudará a gestionar mocos si te resfrías durante el embarazo.

En la comunidad de Mamaesencial tenemos un grupo de Facebook privado sobre embarazo, bebés y niños en el que podrás encontrar muchísimo apoyo de expertas para utilizar de forma segura los aceites esenciales de tu kit de inicio en esta etapa.

Pero sobre todo, sigue tu instinto porque tiene razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *