¿Qué son los aceites esenciales?

kit de inicio young living

Los aceites esenciales son compuestos volátiles que se extraen directamente de diferentes partes de las plantas mediante los procesos de destilación al vapor o prensado en frío. Se pueden obtener de las raíces, corteza, hojas, tallos, flores o de la misma cáscara de algunas frutas.

Son el sistema inmunitario de la planta que la mantienen protegida de plagas, le ayudan a regenerar sus tejidos e incluso a luchar para evitar que otras especies crezcan a su alrededor y supongan una competencia en su crecimiento. Se estima que el aceite esencial supone tan solo un 1% de toda la planta en sí, aunque evidentemente depende de la especie botánica de la que estemos hablando. 

Los aceites esenciales son sustancias altamente concentradas y están compuestas de una gran cantidad de moléculas que están perfectamente identificadas y de las que se conocen sus propiedades. Son fruto de multitud de investigaciones y publicaciones científicas, ya que cada una de estas moléculas aromáticas son principios activos que tienen un efecto terapéutico en nuestro organismo.

Aunque reciban el nombre de aceites esenciales, no son sustancias grasas y tampoco obstruyen los poros de nuestra piel, y a diferencia de los aceites vegetales, no tienen fecha de caducidad.

¿Qué significa que un aceite esencial es de grado terapéutico?

aceites esenciales grado terapéutico

Un aceite esencial de grado terapéutico es aquel que:

  • Es 100% íntegro, ya que se ha destilado completamente hasta recoger todas sus moléculas aromáticas.
  • Es 100% natural, libre de herbicidas, pesticidas u otros agroquímicos.
  • Es 100% puro, porque no está diluido ni con aceites vegetales u otros compuestos sintéticos.
Un aceite esencial de grado terapéutico te ayudará a tener un estilo de vida saludable de forma natural y sin efectos secundarios.

¿Cómo sé si un aceite esencial es de calidad?

En el mercado existen muchas calidades de aceites esenciales, no obstante hay una gran falta de información por parte de los fabricantes que con la única intención de vender y aprovechándose de la legislación, ocultan muchos detalles en sus etiquetas.

Tienes que saber que un aceite esencial puede estar etiquetado como puro, pero ir diluido en aceites vegetales u otros compuestos sintéticos para que resulte más económica su producción.

Además, suelen tener fecha de caducidad; eso significa que en ese bote hay algo más que aceite esencial puro. ¡Recuerda que no caducan!

Por otro lado, estos aceites esenciales de baja calidad suelen indicar que su ingestión está prohibida. Aquí tienes otro aspecto para sospechar que el aceite esencial que tienes en tus manos no es 100% puro y natural.

Existen aceites esenciales que aún siendo realmente puros como dicen que son, son derivados o subproducto de una segunda, tercera o cuarta destilación. Obviamente, sus compuestos aromáticos no serán los mismos que los de un aceite esencial 100% íntegro. Además, ¿verdad que no te comerías una manzana podrida? ¿Por qué, si es natural? Pues lo mismo. Lo natural no implica que sea de calidad. ¿Cuál era el estado de esas plantas y/o frutos? ¿Cómo han sido cultivadas y cosechadas?

Y para terminar, y para que aprendas a detectar tú misma los aceites esenciales de calidad, es que te fijes en su precio. 

Un aceite esencial de calidad no puede ser muy barato, porque no lo es. Su proceso conlleva una serie de costes y si su precio es reducido, entonces sospecha. Igual que debes hacerlo si en una misma marca, diferentes aceites esenciales valen lo mismo. ¡Eso no es posible!

¿Cómo utilizo los aceites esenciales?

Los aceites esenciales, siempre y cuando estemos seguras de que son de calidad, puros y de origen natural, se pueden aplicar de manera tópica, por ingestión o por inhalación.

Depende del uso que queramos darle al aceite esencial, se recomienda una vía u otra. A veces incluso, es recomendable combinar varias formas para maximizar sus efectos en nuestro organismo y paliar la dolencia que queramos tratar.

Vamos a ver un poco más en detalle cómo utilizar aceites esenciales de una forma segura.

aceites esenciales young living

Aplicación tópica

Los aceites esenciales se pueden aplicar sobre la piel en el lugar que queremos tratar y las recomendaciones generales es hacerlo realizando una dilución previa con aceite vegetal por varios motivos.

El primero de ellos es evitar una posible irritación de la piel. Recuerda que son sustancias muy concentradas y algunos de ellos podrían ser irritantes.

Por otro lado, al ser sustancias volátiles se evaporaría gran parte del aceite esencial antes de que la piel lo absorbiese, por lo que se perdería cierta cantidad de producto.

Y por último, recomiendo siempre utilizarlos diluidos porque cuando se trata de aceites esenciales de calidad, menos es más. Diluirlos en aceite vegetal no le va a quitar propiedades y además, alargará la duración de la botella de aceite esencial.

Inhalación

Inhalando aceites esenciales se pueden obtener diferentes beneficios.

Por un lado, la activación del sistema límbico que está conectado directamente a la memoria y a las emociones. De ahí que haya una rama de la aromaterapia que trate las emociones: psicoaromaterapia.

Por otro lado, inhalando aceites esenciales directamente de la botella o bien mediante un difusor ultrasónico, las moléculas aromáticas entran en nuestros pulmones junto al oxígeno que respiramos y pasan a nuestro torrente sanguíneo.

La utilización de un difusor ultrasónico es la manera más cómoda y fácil de aprovechar los beneficios de los aceites esenciales mediante nuestro olfato, ya que es capaz de romper las moléculas de agua y aceite y dispersarlas por toda la estancia.

ingestión aceites esenciales

Ingestión

Es importante saber que no todos los aceites esenciales se pueden ingerir, así que si tienes dudas, lo mejor es que consultes con tu asesora de aromaterapia de confianza.

Los casos más habituales en los que la ingestión de aceites esenciales está recomendada suelen ser cuando hay un dolor muy fuerte y la aplicación tópica no es suficiente, cuando necesitas utilizar tus aceites esenciales a modo de antibiótico y para temas del sistema digestivo como parásitos u otros desórdenes que no se solucionan por la vía tópica.

Iremos viendo en esta página cómo ingerir aceites esenciales.

Algunas consideraciones a tener en cuenta

Quiero listarte aquí algunas consideraciones que debes tener en cuenta antes de utilizar aceites esenciales. Recuerda que no son inocuos y que un uso indebido también tiene sus riesgos.

  • Guarda tus aceites esenciales lejos de la luz solar, en un lugar fresco y con el tapón bien cerrado.
  • Utiliza aceites vegetales de calidad para hacer tus diluciones. Si ves una irritación en la piel, cambia de aceite vegetal antes de culpar al aceite esencial.
  • Mantén los aceites esenciales lejos del alcance de los niños.
  • Los aceites esenciales de Limón, Bergamota, Naranja, Mandarina, Lima y Angélica son fotosensibles.
  • Jamás pongas aceites esenciales en tus ojos. Si lo haces por accidente, límpiate con un paño empapado en aceite vegetal, nunca agua.
  • No introduzcas aceites esenciales en los oídos.
  • Si estás embarazada, no ingieras aceites esenciales. Se desaconsejan algunos durante esta etapa que podrás consultar con tu asesora de referencia.
  • Si padeces enfermedades como hipertensión, epilepsia, diabetes, cardiopatías, asma o cualquier enfermedades autoinmune, consulta con tu médico de cabecera antes de utilizar aceites esenciales, o bien con tu asesora de referencia.

Recuerda que una asesora en aromaterapia no es médico (siempre hay excepciones) y que por lo tanto, no puede realizar un diagnóstico médico. La aromaterapia es una gran herramienta para mejorar nuestra salud día a día, pero no puede ser una sustituta de la medicina moderna. 

Cuidar de tu salud está bajo tu responsabilidad y si tienes cualquier duda, tu médico de cabecera te la debería poder resolver.

Y en todo momento, haz lo que mejor te haga sentir y con lo que te sientas más cómoda.